Si te digo la verdad, no necesito convencerte de que vengas a visitar o a vivir a Francia.

Los datos lo dicen, Francia es el primer destino de vacaciones del mundo, el lugar más visitado del mundo. Todos sueñan con venir a Francia por su gente y por su lengua, el francés.

Aquí te dejo una lista de razones para visitar este lugar maravilloso. Dime si soy capaz de convencerte ;D

Primerísima razón.

Francia tiene París, tan simple como eso. París tendría que ser visita obligada para toda persona. París es hermosa, romántica, artística y creativa. Es el epicentro francés por excelencia cuya guinda es su Torre Eiffel.

Vista de la torre Eiffel de París desde el río Sena.

Segunda razón

Francia es sinónimo de variedad. A través de este país podrás encontrar paisajes pertenecientes a extremos: desde playas a montañas. Por un lado tiene su fría Bretaña, por otro, su Costa Azul con su playas rocosas y cálido mar.

También encontrarás Cannes, Niza, Saint Tropez,…todas situadas en ese sur francés al que podría dedicar un blog entero describiéndolo.

Si lo tuyo son los deportes de invierno, tienes el Mont Blanc con sus increíbles vistas para practicas esquí.

Costa rocosa de Francia.

Tercera razón

Su ubicación. El territorio francés es un enclave estratégico que lo hace en la actualidad un lugar idóneo para que todo Europeo visite este país.

Por un lado, a los ingleses les es fácil llegar a través del Canal de la Mancha.

Además, es camino de paso para acceder a otros países del sur de Europa. ¿Sabías que entre los 89 turistas de Francia, 15 o 20 millones son visitantes de paso cuyo destino final es Italia o España?

Por lo tanto, gracias a su privilegiada localización, Francia gana más viajeros.

Muñeco situado en el territorio francés de un mapa del mundo.

Cuarta razón

En la rica variedad francesa, también encontrarás sus grandes y hermosas ciudades así como su campo encantador y colorido.

En Francia siempre podrás hacer algo, no habrá sitio para el aburrimiento.

Si buscas entretenimiento en el ámbito cultural, tienes muchísimo que aprender en ciudades como París, Lille, Lyon, Dijon y Marsella por nombrar algunas de ellas.

En su bonito campo, podrás pasar el tiempo probando sus especialidades locales así como tomar parte en sus innumerables viñedos como Beaujolais, Cote du Rhone y en otras regiones como las de Provenza y Alsacia.

¿Con lo que te he contado te estoy contando te están entrando ganas? Pues sigamos adelante! Ya verás que acabas totalmente convencido 😉

El Espejo de agua. Es la piscina reflectante más grande del mundo. Está hecha de losas de granito cubiertas por dos centímetros de agua.

Quinta razón

Paul Bocuse ¿Sabes quién es? Pista: vive en Lyon y fue chef. Sí, es la revolución de la cocina francesa en persona y considerado el mejor chef del siglo XX.

Gran parte de la reputación de la gastronomía francesa se debe a este hombre. Paul Bocuse utilizaba los mejores ingredientes y sus restaurantes son conocidos por ser los mejores de Francia.

Gastronomía francesa

Sexta razón.

Queso y vino. Francia no es sólo popular por tener el mejor queso y vino sino por ser el país con mayor variedad de los mismos.

Si visitas Francia, uno de tus deberes pendientes es probar el queso y el vino que se produce allí.

No te aburrirás haciendo esto ya que existen como 450 denominaciones de vino diferentes así como quesos. Una vez los pruebes, te darás cuenta de que hasta ese momento no has comido queso de verdad.

Vino y queso en un mesa junto a frutas.

Séptima razón

Además del queso y del vino, Francia posee la autoría de dos alimentos muy populares: el croissant y la baguette.

Ocurre lo mismo en este caso. Cuando pruebes los croissanes y baguettes de Francia pensarás que todos los demás que antes habías comido no eran lo que parecían ser ya que los verdaderos ejemplares de estos alimentos sólo los podrás encontrar en Francia.

Por muy simple que sea el croissant, lo mejor es comerlo solo o con un poco de mantequilla y mermelada en el desayuno.

En cambio, el consumo de la baguette es diferente. Los franceses lo comen todos los días, no sólo se usa como un tentempié, sino sobre todo como parte de la comida principal para acompañar el plato principal o el queso después de la cena.

Desayuno de croissant, una taza de café y fresas.

Octava razón

Su arte, historia y cultura. París posee pueblos y ciudades llenas de museos, galerías de arte, basílias y monumentos para visitar.

De hecho, es el cuarto país del mundo que tiene más sitios asignados a la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Son 42 lugares, cuyo número crece con el tiempo. Su museo más visitado es el Louvre.

Mujer sentada frente a tres cuadros del museo del Louvre.

Novena razón

Sus castillos. El territorio de Francia acoge 4000 castillos nada más y nada menos. Este país está repleto además de pequeños pueblos medievales cuyos ciudadanos han sabido preservar su estilo a lo largo de los años.

Además de ser curiosos lugares, representan una oportunidad para conocer a su acogedora población. Existen pueblos muy distintos, coloridos y grises, tranquilos y turísticos. Algunos tienen 20 habitantes y una tienda, otros están llenos de turistas, lugares de ocio y tiendas de souvenirs.

Castillo de Haut-Koenigsbourg situado al este del país desde el que se puede ver la llanura del Rin.

Quinta razón

Su gente. Aunque existe el estereotipo de que los franceses son groseros e intolerantes, resulta ser gente muy abierta, curiosa, educada y abierta a nuevas culturas. son muy serviciales y siempre preguntan con un «Ça va?» y se despiden con un «Bon Journee» y «Merci».

Bueno, después de darte estas 10 razones, ¿estás convencido?

Estoy segura de que irás si no lo has hecho aún. Tienes que probar el estilo de vida francés, tan curioso y peculiar.

Espero que este post te ayude a descubrir Francia y compartas tu experiencia conmigo! Si quieres saber más sobre este sorprendente país visita el blog!